Álvaro Elizalde: “Hay que proteger y preservar nuestras tradiciones”

“El baile de los negros, constituye una tradicional celebración en honor a la virgen Nuestra Señora del Rosario, forma parte del patrimonio cultural vivo, de la Región del Maule y de todo nuestro país”.  De esta manera, el candidato a senador por el Maule, Álvaro Elizalde, resaltó la fiesta de la Virgen del Rosario, que como ya es tradición se realizó el tercer domingo de octubre, en la localidad de Lora, comuna de Licantén, Provincia de Curicó.

Al asistir, el ex ministro de la Presidenta Bachelet destacó que esta festividad “da cuenta de la gran cantidad de tradiciones que tenemos en nuestra región, que es importante preservar y transmitir a las nuevas generaciones, como parte de un patrimonio relevante que entre todos debemos cuidar y proteger”.

El candidato a senador, nacido en Talca, se confundió entre los cientos de  peregrinos y turistas que asistieron a esta particular festividad, que se desarrolló en el Santuario Nuestra Señora del Rosario de Lora (Patrimonio Nacional 2004) para honrar a la Virgen del Rosario, la cual estuvo enmarcada en una liturgia a cargo de Ricardo Varas, cura párroco de Licantén.

La Capilla de Nuestra Señora del Rosario de Lora fue construida de adobe a fines del siglo XIX. El templo que hoy es Monumento Nacional, es un orgullo para los licanteninos, especialmente los habitantes del Sector de Lora.

Esta fiesta, de carácter religioso, es una mezcla con las tradiciones indígenas de la Zona Central de Chile. Cada tercer domingo del mes de octubre se adorna a la Virgen del Rosario con sus mejores atuendos, un vestido rosado, una capa celeste y su corona que luce hermosos colores digna de una reina. Se le hace un altar de flores blancas y su pelo es peinado y renovado con el de los angelitos como le llaman los lugareños a los niños menores de 10 años de edad, debido a “la pureza de su aura”. Ellos son los donantes del cabello natural que tiene la virgen

Denis Quitrán, vecino de Lora, en relación a este baile de los negros (Tesoro Humano Vivo 2011) que veneran a la virgen del Rosario, señala que “yo vengo participando hace siete años de esta fiesta religiosa. Es un orgullo estar aquí, más este año que la hago en compañía de mi hijo que tiene un año de vida, el cual es un angelito, en esta fiesta“. Además agregó que: “Esta es una fiesta religiosa que se viene traspasando de generación en generación, primero bailaron mis padres y hoy estoy yo aquí en nombre de mi familia, junto a muchos amigos y vecinos“.

Para finalizar esta celebración, todos los asistentes, van al exterior de la capilla en donde finalizan con una cueca bailada por las indias y los compadritos, que le rinden sus honores a la gran Patrona de la Capilla de Lora, Nuestra Señora del Rosario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *